Dia del Ajiaco

 

 

  Historia

Un representante de nuestra cocina tradicional al que acudimos a través de los imaginarios sociales, es el ajiaco, el cual ha venido experimentando diversos cambios a lo largo de la historia en su preparación. Aunque este plato es característico de la región de Cundinamarca y se ha consolidado como un icono propio de la cocina bogotana, su preparación se ha expandido a lo largo del país y la popularidad que goza reside en que es habitualmente consumido para congregar a las familias los domingos o para deleitarse en ocasiones especiales. Pero el ajiaco no siempre se ha preparado de la forma en la que lo conocemos, ni su receta es exclusiva de Colombia, puesto que países como Cuba, Chile y Perú también tienen sopas a las cuales denominan “ajiaco”; sin embargo, no tienen exactamente los mismos ingredientes, no obstante, en su preparación converge el uso de tubérculos para espesar la sopa.

 

Es un evento realizado por el Instituto Distrital de Turismo - IDT, interesados por incentivar las tradiciones bogotanas rinden homenaje al AJIACO como principal elemento del patrimonio inmaterial de la ciudad y fortalece a Bogotá como importante destino gastronómico. Dentro de los atractivos gastronómicos de Bogotá el Ajiaco es el plato típico tradicional por excelencia, presente en los mejores momentos y celebraciones. El ajiaco reúne a toda la familia en días especiales y es un homenaje para el invitado. Este delicioso plato recuerda la identidad bogotana y su idiosincrasia a través de la tradición gastronómica.

  El ajiaco ahora: por qué celebrar el Día del Ajiaco

Al afianzar nuestra identidad cultural a través de las preparaciones tradicionales, se podría entender a la cocina como una herramienta que posibilita reivindicar la cultura particular de una región. Puesto que, la alimentación podría darle a una comunidad un sello característico, en un medio que cada vez está más expuesto a la homogenización por las políticas de globalización.En ese orden de ideas, cada vez más viajeros de distintas partes del mundo, buscan encontrar a través de la experiencia turística, elementos diferentes a lo estipulado por las corrientes de la cultura masiva. Parte de conocer una cultura diferente a la propia, se establece mediante la experimentación de lo local a través de: la religiosidad, el vestuario, las fiestas, la historia, la música, los monumentos y la gastronomía. Siendo esta última, un elemento inmediato de consumo, por su carácter biológico.

  Receta

(Receta para 6 personas)


INGREDIENTES


  • 1 Pechuga de Pollo
  • 4 piernas de pollo sin piel
  • Puede ser el pollo entero o por presas, según preferencia
  • 1 libra de papa pastusa
  • 1 1/2 libras de papa criolla
  • 1/2 libra de papa sabanera o paramuna
  • 1 manojo de guascas
  • 1 mazorcas tiernas
  • Bouquet garni para el caldo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 zanahorias
  • Cebolla, ajo, cilantro, apio
  • Sal al gusto
  • Crema de leche
  • Alcaparras
  • 2 Aguacate


PREPARACIÓN


Elaborar un buen caldo con el pollo y el “bouquet garni” (laurel, zanahoria, ajo, apio, cebolla, cilantro). Dejar hervir a fuego alto. Después del primer hervor, añadir las mazorcas cortadas en porciones. Pelar las tres clases de papa, lavarlas bien y cortarlas en cubos medianos; reservarlas en agua fría. Una vez el caldo esté de buen sabor, retirar hierbas, zanahoria, cebolla y el pollo. Añadir la papa sabanera, luego la pastusa y por último la criolla, que se deshace más rápido y da la consistencia y color del ajiaco. Bajar el fuego a intensidad media. Corregir la sal. Revolver suavemente y cuando empiece a espesar, bajar a fuego lento. Agregar las guascas y dejar conservar unos minutos. Añadir el pollo deshilachado, dejar un último hervor y servir.

Tradicionalmente el ajiaco se acompaña con aguacate, crema de leche y alcaparras, que se sirven aparte y se adicionan al gusto. También se suele servir con arroz o pan.

  Galería


 

 

Top
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Youtube
  • Flickr